Estás quemado y cansado… Todos hemos estado así. ¿No te sientes como si te levantaras a las 4 de la madrugada, y desearías volverte a dormir? Adivina qué. Éste problema puede solucionarse más rápido de lo que crees. Todos tenemos altibajos hasta que llegamos a un nivel donde no hay vuelta atrás.

Éste nivel al que me refiero es aquel en el que tienes escalofríos en la espalda. Donde estás excitado por levantarte y deseas que el día tuviese más horas para satisfacer tu pasión. La gente me dice, todo el tiempo: ¿Cómo estás siempre súper motivado?

Respuesta: Soy humano, así que no lo estoy siempre, pero sí la mayoría del tiempo. Esto es porque tengo la motivación como rutina.

A veces veo mucha gente caminando, gente baja de energía, sin mucha salud, cayéndose, y aparentan estar listos para renunciar, para dejarlo todo. Hasta que no te cometas a un propósito superior, y pares de ahogarte por tus propias circunstancias, nunca serás feliz ni te sentirás completo.

Formas de motivarte rápidamente

  • Encuentra aquello que no puedes parar de hacer. El centro de la motivación es encontrar algo que te automotiva. No necesitamos utilizar palabras grandes y comunes como pasión o propósito. Tomemos algo más simple como que necesitas encontrar aquella cosa que te pone en situación. La cosa con la que sueñas y la que suscita emoción en ti.
    Cuando comienzas algo y  te hace sentir pequeñas emociones, probablemente estés en el camino correcto. Lo que te frena para estar motivado son aquellas acciones en las que no hemos buscado correctamente. Tienes que probar cientos de cosas antes de que encuentres aquello que te llena completamente.
    Lo que hace más duro esta búsqueda es que tu búsqueda cambie todo el tiempo. Ciertas personas, cada dos años tienen que buscar la motivación de nuevo. O quizá lo que has encontrado cambie en otras actividades similares. De cualquier forma, tienes que dejar de ser tan blando y poner algo de esfuerzo en buscar esa cosa.

“En el momento en el que tienes un compromiso con algo, tu motivación empieza a alcanzar un nivel extremo sin necesidad de fuerzas externas” – Tim Denning

motivacion-cuesta-arriba

  • Practica ser disciplinado. Si tengo que elegir una cosa que paraliza la motivación de ocurrir naturalmente, elegiría la disciplina. Tu éxito está creado de ligeros y pequeños pasos que das cada día. Todos sabemos lo que son los hábitos, y por qué debemos elegir hábitos positivos. Lo que olvidamos es que los hábitos sólo funcionan si somos disciplinados.
    Disciplina es decir no a las redes sociales aunque tus niveles de energía empiecen a fallar… Disciplina es practicar tu arte todos los días hasta que lo perfeccionas. Dejando que las pequeñas cosas cojan lo mejor de ti, estás destrozando tu motivación a largo plazo.
  • Ponte en movimiento. Todo el mundo tenemos ocasiones en las que estamos desmotivados. La mejor forma de combatir esta guerra en la motivación es ponerse en movimiento. Ésto significa que si te sientes cansado o sin motivación, todo lo que necesitas es moverte. La mejor forma es ir al gimnasio, salir a caminar, llevar a tu perro al parque…
    Cuando te mueves, tu estado de ánimo comienza a cambiar, y empiezas a sentirte diferente. Como la sangre comienza a bombear a través de tu cuerpo, tu estado mental previo se limpia, y la relajación entra en juego. Desde aquí, puedes volver a trabajar en esa cosa que mencionamos antes, y que has buscado.
    Si este método falla, la otra forma de recargar tu motivación rápidamente y cambiar el chip es la meditación. Con una mente fresca, encontrarás más fácil enfocar y afrontar tus metas. Pruébalo!

Quizá te interese: Automotivación: Claves para conseguirla

  • Prueba nuevos círculos de gente. Cuando la motivación es escasa, yo pruebo a conocer nueva gente. La mejor forma de entrar a un nuevo círculo son tus propios amigos, grupos de trabajo, de clase, yendo a nuevos eventos… La gente ayuda a formar tu experiencia, y para tener nuevas experiencias necesitas gente nueva a tu alrededor.
    Teniendo constantemente gente nueva entrando y saliendo de tu vida (manteniendo siempre a tus amigos) no sólo formas tu red, sino que encuentras nuevas formas de motivarte.
    Sólo tú puedes cambiar tu motivación alrededor, y siempre empieza con la acción. Toma una nueva decisión y comienza a amar conocer gente nueva. El otro punto a mencionar es que los círculos o grupos son diferentes para las personas. Cuando llegas a un nuevo grupo, obtienes más de una persona para ayudar a transformarte.
    En círculos poderosos, tu vida puede ser llevada literalmente a un nuevo universo. Es muy difícil caer cuando tienes campeones a tu alrededor.
  • Ayuda a otros que no seas tú. Y no lo hagas por la recompensa. Deja de pensar en conocer por qué todo pasa y aprende a ayudar más a los demás. Quizá la recompensa no sea inmediata, pero a esos que hoy has ayudado puede ser que mañana necesites de ellos.
  • Cuando te sientas motivado, crea un ancla. Yo soy de aquellos que por ejemplo ven “La Voz”. Y no es el show lo que me gusta, sino la forma en la que los artistas desconocidos dan todo de ellos en ese instante, y cómo me hacen sentir.
    Después de una experiencia como esta, lo mejor que puedes hacer es crear un ancla, un recuerdo en tu cabeza. Cuando necesites algo de motivación, piensa en esos momentos que te hicieron sentir escalofríos en la espalda. Ojalá, cuando tengas los escalofríos, puedas recrearlos a través de tu pasión y llevar esa sensación a otras personas.