La motivación significa la energía o el empuje que siente una persona para hacer algo. Estar motivado conlleva, entonces, un ímpetu o una inspiración para actuar hasta lograr la meta deseada. Éste nivel al que se refiere es aquel en el que tienes escalofríos en la espalda. Donde estás excitado por levantarte y deseas que el día tuviese más horas para satisfacer tu pasión. Pero todos tenemos esos momentos donde  las  circunstancias no son favorables incluso perdemos el norte y no sabemos donde vamos, hasta nos planteamos abandonar, es en esos momentos cuando más tenemos que poner en práctica nuestra auto-motivación y superar uno de los baches de un camino repleto de ellos y entender que forman parte del aprendizaje.

A continuación te dejo 5 consejos para motivarse:

Formas de motivarte 

  • Encuentra aquello que no puedes parar de hacer. 

    El centro de la motivación es encontrar algo que te automotiva. No necesitamos utilizar palabras grandes y comunes como pasión o propósito. Tomemos algo más simple como que necesitas encontrar aquella cosa que te pone en situación. Cuando comienzas algo y  te hace sentir pequeñas emociones, probablemente estés en el camino correcto. Lo que te frena para estar motivado son aquellas acciones en las que no hemos buscado correctamente. Tienes que probar cientos de cosas antes de que encuentres aquello que te llena completamente.

“En el momento en el que tienes un compromiso con algo, tu motivación empieza a alcanzar un nivel extremo sin necesidad de fuerzas externas” – Tim Denning

  • Ponte en movimiento. 

    Todo el mundo tenemos ocasiones en las que estamos desmotivados. La mejor forma de combatir esta guerra en la motivación es ponerse en movimiento. Esto significa que si te sientes cansado o sin motivación, todo lo que necesitas es moverte. La mejor forma es salir en bici, practicar deporte o caminar. Cuando te mueves, tu estado de ánimo comienza a cambiar, y empiezas a sentirte diferente. Como la sangre comienza a bombear a través de tu cuerpo, tu estado mental previo se limpia, y la relajación entra en juego. Desde aquí, puedes volver a trabajar en esa cosa que mencionamos antes, y que has buscado.
  • Si este método falla, la otra forma de recargar tu motivación rápidamente y cambiar el chip es la meditación. Con una mente fresca, encontrarás más fácil enfocar y afrontar tus metas. Pruébalo!
  • Recuerda por qué empezaste y para qué. 

    Cuando la motivación es escasa, yo pruebo a preguntarme cosas tipo; ¿por qué empezaste con esto? ¿para que quieres llegar a tu objetivo?... es una buena forma de entrar en contacto con tu "yo" interior y sacar las fuerzas que te empujaron a comenzar tu camino. Sólo tú puedes cambiar tu motivación!
  • Ayuda a otros que no seas tú. 

    Cuando ayudas a otras personas te sientes de maravilla, es un sentimiento positivo que eleva nuestra vibración a un nivel energético brutal, me gustaría que trabajásemos más este punto tan importante, por que quizás la recompensa por ayudar a los demás se nos devuelva en esta u otra vida.
  • Cuando te sientas motivado, crea un punto de conexión. 

    Después de una experiencia positiva o llena de energía, lo mejor que puedes hacer es crear un punto de conexión, un recuerdo en tu cabeza. Cuando necesites algo de motivación, piensa en esos momentos que te hicieron sentir escalofríos en la espalda. Ojalá, cuando tengas los escalofríos, puedas recrearlos a través de tu pasión y llevar esa sensación a otras personas.

          Si te ha gustado suscríbete!